Historia

 

Historia

“Cuando llegamos aquí, encontramos un terreno virgen, pero maravilloso y único. Sin caminos, sin agua, sin electricidad, sin casas, nada en absoluto. Y sin embargo, o tal vez por eso, nos hemos enamorado de este lugar de naturaleza única; y pudimos imaginarnos haciendo algo al respecto”, es como Beate Bentzien siempre les describe a sus invitados al darles la bienvenida siempre describe como fué el inicio de su tiempo en Fundo Laguna Blanca.

En el 2005, los Bentziens, junto con su compañía suiza, Weltgrund AG, compraron esta propiedad en la precordillera de los Andes, trabajaron en la planificación durante dos años y luego comenzaron a implementarla en el 2007. Primero, los hijos Marco y Maximiliano llegaron al Fundo, viviendo juntos con un amigo durante varios meses en una carpa y construyendo la Casa Antigua de hoy. “Esa fue una verdadera vida pionera”, dice Marco, “lavarse en el estero, cocinar en un fuego abierto y lo demás solo naturaleza alrededor.” En diciembre, la estructura exterior se terminó, el resto de la familia llegó poco antes de la Navidad. Tres caballos de Alemania fueron trasladados en avión, dos contenedores trajeron la primera parte del hogar y algunas máquinas agrícolas. La familia vivió durante medio año en esta casa de construcción propia, que hoy da un hogar a los empleados y alumnos en práctica.

Una fase difícil, en realidad hasta el día de hoy, porque no fue ni es fácil, en un lugar tan remoto inicialmente sin apoyo ni contacto con el medio ambiente, de desarrollar tal proyecto, que probablemente esté un poco adelantado a su tiempo. “Cuando llegamos aquí, la ecología y la sustentabilidad aún no eran temas”, dice Hajo Bentzien, quien desarrolló el primer concepto para este proyecto basado en su empresa ERFOLGSGUT (Campo del éxito) en Alemania. Pero eso ha cambiado mucho. Hoy, el turismo en el área se está desarrollando, prestando especial atención a la sustentabilidad. Y ya se habla sobre ecología y comida sana, una preocupación especial para el joven agricultor Marco Bentzien, quien es hoy responsable de la agricultura y la silvicultura. Eso es exactamente lo que les gusta a los socios y coinversores, que ahora están apoyando el proyecto y, a veces, incluso viven en el Fundo por un tiempo.
En el año 2010 incluso se estableció una Reserva de la Biosfera en la zona, y se está desarrollando el primer Geoparque en Chile, también respaldado por la UNESCO. Fundo Laguna Blanca tiene en su interior un Geositio oficial en su Laguna, por lo que es un lugar que se caracteriza por estructuras geológicas muy especiales y representa un entorno natural único. En este geositio puedes observar los tres elementos identitarios de la Región de la Araucanía: volcán activo, Araucaría milenaria y laguna glacial.